Agradecimiento a dios por tener hijos sanos

Agradecer a Dios es una costumbre diaria, para aquellos que creen en su poder y protección divina.

Hijos Sanos

El abrir los ojos cada mañana, el irse a la cama tranquilos y sin remordimientos, el poder caminar con la frente en alto y tener alimentos son razones suficientes para dar gracias todos los días a nuestro creador.

Sin embargo, cuando tenemos hijos, las oraciones se enfocan casi siempre en ellos.

En que les vaya bien, en que sean honestos, en que se conviertan en personas felices, pero sobre todo en que guarde su salud.

Cuando se concibe un hijo y luego se pasa todo ese  tiempo de la gestación, se comparten muchas cosas.

Y no solamente madre e hijo, sino también el padre y todos aquellos que los rodean, brindándole su apoyo y cariño.

Los bebés entonces comienzan a percibir todo lo del exterior y la espera para los padres está llena de ansiedad e intriga.

En ese momento, es a Dios a quien se le implora porque la nueva criatura venga completamente sana y sin ningún tipo de circunstancia que la haga sufrir en el futuro.

Muchas veces Dios nos envía pruebas. Pruebas que son difíciles  de resistir algunas veces.

Pero cuando los niños nacen y son vistos perfectos por sus padres, es ahí donde comienza el agradecimiento.

Un agradecimiento sincero y lleno de entrega para el ser que fue capaz de escuchar las oraciones y permitir que la madre contará con todos los recursos a su alce para que este bebé naciera completamente sano.

Índice

    Mirar alrededor y agradecer por un hijo sano

    No cabe duda, que hoy en día existen diferentes circunstancia que provocan  complejidades en los infantes.

    Sin embargo, Dios nos da las herramientas para sortear esas dificultades y luchar para conseguir superarlas.

    Tener un hijo sano es una bendición. Cuando se extrae un hijo de la madre y esta lo ve completo, llorando, fuerte y listo para enfrentar el mundo debe dar gracias Dios porque muchos otros no lo lograron como el de ella.

    Con solo mirar alrededor puedes ver la cantidad de dificultades por las que atraviesan madres con hijos enfermos.

    Tú eres una afortunada, es momento de que sincera y fervorosamente agradezca a Dios por darte el privilegio de tener hijos sanos.

    Agradeciendo a Dios por los hijos sanos

    Gracias Dios, gracias por cada día poder disfrutar de mis hijos. Gracias por darles salud y brindarme las herramientas para conseguir que eso siga siendo así.

    Gracias te doy señor porque puedo acariciarlos, porque puedo hablarles y ser respondida, porque puedo verlos caminar, reír y estudiar.

    Gracias Dios por cada noche ir a sus camas y verlos ahí, me siento privilegiada por este regalo de verlos seguir un buen camino que les permita crecer en paz con ellos mismos y sin vicios que atrofien su salud y su futuro.

    Haré lo posible por ayudar a quien no goce de este privilegio que tú me has brindado y cada día te agradeceré grandemente por ser tan bueno conmigo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información