Cómo aceptar el perdón de Dios

Uno de los temas fundamentales de la biblia es el perdón de dios.

agradecimiento a dios por tesis

Desde un principio cuando Adán y Eva pecaron y cometieron grandes falencias, Dios los perdonó. Existen historias de enfrentamientos sobre el pecado y el mal.

Así es como Dios quiere que vivamos con él. Está ansioso por perdonar nuestros pecados y restaurar nuestra amistad. Dios quiere que nuestra historia refleje la transformación provocada por su perdón y amor.

Nos gusta pensar que somos amables y justos, pero en el fondo sabemos que cometeremos errores varios.

Debido a nuestro egoísmo, mentimos y causamos dolor a los demás. La Biblia llama a esto "pecado", es decir, estar lejos de Dios.

Sin embargo, nos brindó una forma de reconciliación para restaurar nuestra relación con él. En la Biblia, encontramos pasajes inspiradores que nos hablan del perdón de Dios y cómo aceptarlo.

Índice

    ¿Cómo se obtiene el perdón de Dios?

    Declararse culpable de los pecados

    Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. (1 Juan 1:9)

    Lo primero es expresar y reconocer las cosas malas que hemos hecho y hablar con Dios. Él lo sabe todo, ya lo sabe.

    Pero tenemos que aceptar humildemente delante de él que le hemos fallado y que lo que hizo va en contra de su deseo por nosotros. Este paso de confesión abrió la puerta a su perdón.

    Dios nos ha limpiado de toda maldad. No debemos confesarle ya que él perdona todo. Su amor y perdón tocaron cada rincón de nuestro corazón.

    Lamentarse

    El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan. (2 Pedro 3:9)

    No es suficiente reconocer las cosas malas que hemos hecho. ¡Necesitamos arrepentirnos!

    Cuando nos arrepentimos, el dolor que expresamos nos permite ver nuestros errores y nos impulsa a hacer los cambios necesarios para comenzar a actuar según la voluntad de Dios.

    Dios quiere que todos nos arrepintamos y nos demos cuenta de que lo necesitamos en nuestras vidas.

    Quiere que nos reconciliemos con él y lo aceptemos como el salvador. No quiere que nadie pase la eternidad con él.

    Por lo tanto, tenga paciencia y espere nuestro arrepentimiento.

    Creer en Jesús

    Entonces debemos creer en Jesús, porque solo en Él puede salvarnos. Necesitamos creer que Jesús es Dios y, a través de su muerte en la cruz y su resurrección, podemos ser salvos y reconciliados con Dios.

    Lo importante es expresar nuestra certeza interior con nuestros labios. Debemos admitir que Jesús es el Señor.

    Decidimos darle nuestro derecho a la vida. Ya no hacemos lo que queremos hacer, ya no vivimos para satisfacer nuestro ego.

    Él es el Señor, y lo obedecemos porque nos cambió y nos dio el verdadero significado de la vida.

    La obra de Jesús

    Perdonar

    En él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados, conforme a las riquezas de la gracia que Dios nos dio en abundancia con toda sabiduría y entendimiento. (Efesios 1:7-8)

    Jesús derramó sangre en la cruz y es el precio que pagó por el perdón de nuestros pecados.

    Él nos salvó y ya no somos esclavos del pecado. A través de Jesús, nos deshacemos de su poder. Todos estos se basan en la rica gracia de Dios, que es un regalo que no deberíamos recibir.

    Redención

    Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados. (Colosenses 1:13-14)

    Gracias a la obra de Jesús y al pecado que nos separa de Dios, ya no tiene poder. Ya no somos sus esclavos. Ahora pertenecemos al reino de Jesús, el reino de la luz, el perdón y la libertad. ¡Que feliz!

    Intercesión

    Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero, si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo. Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino por los de todo el mundo. (1 Juan 2:1-2)

    Dios quiere que vivamos una vida de obediencia, pero conoce nuestra naturaleza humana. Él sabe que incluso si deseamos lealtad y obediencia, a veces fallamos.

    Jesús intercede por nosotros, es el único que puede hacerlo, porque solo él es inocente, es completamente justo y bondadoso. Él interviene constantemente en nuestro nombre para restaurarnos a perdonar como si fuéramos niños.

    El resultado del perdón de Dios

    Salvación

    No debemos ser salvos y perdonados, liberados del poder del pecado. Pero no importa qué, Dios nos lo dio.

    No podemos salvarnos por lo que hacemos. Somos salvos porque Jesús lo ha hecho por nosotros.

    Dicha

    Dichoso aquel a quien se le perdonan sus transgresiones, a quien se le borran sus pecados. (Salmo 32:1)

    ¡El perdón trae mayor alegría! Es un gran gozo y libertad saber que somos hijos de Dios. Nuestros pecados ya no se calculan, Dios los ha eliminado para siempre.

    Amor

    Por esto te digo: si ella ha amado mucho, es que sus muchos pecados le han sido perdonados. Pero a quien poco se le perdona, poco ama. (Lucas 7:47)

    El perdón de Dios está lleno de agradecimiento y amor hacia él. Este amor será obvio para los demás y se manifestará en el acto de exaltar a Dios y mostrar que hemos sido transformados por él.

    Empezar de nuevo

    Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente. (Salmo 103:12)

    Cuando Dios nos perdona, decide no considerar nuestros pecados. Cristo tomó nuestros pecados en la cruz y nos dio la oportunidad de llevar un nuevo comienzo y una nueva vida.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información