Carta para hijos que no valoran lo que se les brinda

Valorar la oportunidad de estar vivo, sano y reconfortado es algo que no debemos olvidar y por ende agradecer.

carta para hijos

Cuando las familias crecen los esfuerzos se hacen mayores para mantenerla a flote.

Cada padre y madre trata de entregarse a sí para que los hijos crezcan sin limitaciones y con los mejores beneficios puedan ser capaces de brindarles.

Por supuesto hay diferentes tipos de familias pero en la mayoría de ellas, los padres se esfuerzan para dar lo mejor de sí, sobre todo cuando los hijos están en esas edades tan vulnerables.

Por supuesto que como padres no hay perfección alguna, pero tampoco es bueno recordar solo lo malo porque seguramente lo bueno pesara más.

Los padres sufren ante los comportamientos egoístas de sus hijos, les hace creer que algo estuvo mal en la crianza, y sí pudo haber sido así, pero ¿y si ese hijo no comprende que lo hace está mal a pesar de que lo corrigen? Podría ser entonces parte de su personalidad y una parte muy fea.

Índice

    De padres a hijos

    Desde muy pequeños los padres prometen proteger y amar a esa personita que han tenido para que crezca bajo su cuidado.

    Construyen un cerco alrededor de ellos para que ningún mal les suceda. Muchas veces ese cerco de protección no termina cuando son niños sino que perdura hasta después de que son adultos, por la único razón de que lo aman.

    Quizás esos padres dieron en exceso a los hijos y cuando ya no puedes darle esos hijos se vuelven en su contra sin recordar que una vez sí pudieron pero que ahora todo ha cambiado.

    Los hijos creyeron que se merecían lo mejor y que lo mejor es lo más caro o lo más actual, pero lo mejor no es siempre lo material, lo mejor es el cuidado, el amor, la comprensión, el apoyo y cuando un padre lo da aun hijo es suficiente.

    Que decirle a los hijos que no valoran

    Hijos, entiendo que hay muchas cosas afuera que quisieran tener. Comprendo que existen tantas cosas atractivas afuera que los obligan a girar la cabeza a todos lados y no detenerse justo aquí donde está la familia, pero no esperen cuando ya no haya remedio para mirar hacia acá y cambiar los gritos por las palabras dulces.

    La obligación de los padres es reguardar a sus hijos de los peligros y cuidar su salud por entero, sin embargo, sus vidas fueron atendidas con cariño y empeño, con la mejor dedicación y para ustedes siempre dimos lo mejor que pudimos, agradezcan.

    Agradezcan que tienen padres que los quieren, que están para ustedes sin interés alguno.

    Que a pesar de que se convirtieron en mujeres y hombres no hemos dejado de verlos como niños y acudimos a su llamado. Y que a pesar de no tener riquezas hemos sido ricos en soluciones y amor.

    Valoren la vida que les hemos dado, valoren nuestros besos, nuestros abrazos, nuestras llamadas, deténganse un momento y miren hacia acá donde está lo verdaderamente valioso, nuestro amor.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información